Sociedad hipócrita

Hoy me apetece escribir sobre la polémica generada en torno a la energía nuclear en los últimos días. Para ponernos en situación diré que son las 7 de la tarde del día 15 de Marzo, es decir, ahora mismo hay 3 de los 4 reactores de la central de Fukushima fuera de control, la UE ha declarado que es un “Apocalipsis” y Greenpeace se está frotando las manos.

Vaya por delante que respeto la idea de estar en contra de la energía nuclear… con ciertos matices. Entendería a alguien que se posiciona así si ese alguien jamás se subiese en un avión por lo peligroso del mismo y lo mucho que contamina. Pero me temo que no es así y que ese tipo de ecologista, si es que lo hay, escasea.

Me parece absolutamente contradictorio imaginar a un eurodiputado de Los Verdes yendo todas las semanas al parlamento de Bruselas en avión.

¿Y por qué pongo la foto del accidente del avión de Spanair en la portada del post? Pues porque el avión es el medio de locomoción más seguro del mundo, el que más controles de seguridad pasa, el que gasta más recursos en I+D, etc. y a pesar de todo tiene accidentes. Y con muertos.

A lo largo de las últimas décadas hemos aprendido con cada accidente aéreo. Cada catástrofe nos ha ayudado a mejorar los sistemas de seguridad de los aviones. Y eso ha tenido un precio en vidas humanas. ¿Por esa razón dejamos de ir en avión? Rotundamente NO, cada vez viajamos más por aire.

Precisamente por aquello de que cada año viajamos más en avión es evidente que cada vez vertemos más toneladas de CO2 a la atmósfera, es decir, contaminamos más.

Además nos encanta, particularmente en España, que existan las aerolíneas de bajo coste. Sí, esas que son muy baratas pero ahorran, entre otras cosas, en mantenimiento (=seguridad). “Pero es que me encanta eso de irme a Londres por 30 euros, oiga”.

Así que yo me pregunto ¿por qué no actuamos de igual forma con la energía nuclear? Contamina menos que ir en avión (sí, ya sé que es un coñazo el tema de los residuos y cementerios nucleares pero si se tratan correctamente la contaminación es nula) y es más segura (basta comparar el número de muertos en accidentes nucleares versus accidentes aéreos).

Estoy absolutamente a favor de las energías renovables (os confieso que tengo incluso una partecilla de mis ahorros en acciones de Iberdrola Renovables), son perfectamente compatibles, pero hay que diferenciar muy bien entre potencia instalada y potencia generada, y ahí hay mucha tela que cortar. Baste el gráfico de un día reciente para ver lo que aporta cada una de ellas.

Si potenciamos la aviación ¿por qué no hacerlo con la energía nuclear?

Esa es la pregunta más fácil: Porque vivimos en una sociedad infinitamente hipócrita.

(Fuente de datos de operación: Blog “Ciencia y Tecnología Nuclear”)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s